El miedo se hizo realidad

12 millones y pico sintieron que era el momento de cambiar, aunque ese cambio para muchos de nosotros no sea el ideal, 12 millones y pico optaron por seguir en la senda, matizado con el voto anti – derecha explicita el cual está representado en las políticas que emergen del espacio que lidera el ex presidente de Boca.

La Argentina mostró su grieta, esa, o eso que no es más que el pensamiento de cada individuo, el cual a la hora de hablar en una mesa, o depositar el sobre en una urna se aglomera en sectores y muestra un pensamiento, o un sentir.

El miedo se hizo realidad porque gano el neoliberalismo, gano el ajuste, los tipos que licuaron deudas, firmaron canjes, recortaron puestos de trabajo, jubilaciones, etc. Decisiones que ellos no pagaron, decisiones que desembocaron en exilios económicos, en desorden social, en muertes, en un sueño de cambio que se fue en helicóptero. Si gente, son los mismos, definan estas palabras como las de un oficialista, como las de un “choriplanero“, encuadren ni enojo como quieran para no ver la realidad, son esos, los que tranzaron con los milicos, los que sacudieron el mercado para que caiga Alfonsin, los que vivieron 10 años a costa de que el estado “pague la diferencia“, los que se cagaron en la industria nacional, son esos, los que llegaban golpeando, hoy llegaron por las urnas.

Y esa es la principal diferencia, habrá que respetarlo, fueron elegidos por compatriotas, en muchos casos por amigos, vecinos, familiares, querían el cambio, el cambio llegó y el miedo se hizo realidad. Mi miedo, nuestro miedo, el temor que genera leer los nombres del gabinete y exclamar, “Argentina, país generoso“. El péndulo volvió, es casi imposible pensar que esos hombres y mujeres van a mantener todo lo que apoyo de la gestión saliente, si el pasado los condena, si el pasado se transforma en futuro, si están ahí, y solo hace falta googlearlos para que ellos en primera persona nos digan lo que quieren hacer y como lo quieren hacer.

“Hay que abrir las importaciones, hay que unificar el precio del dolar, hay que revisar los feriados, hay que bajar los costos, vamos a ser un gobierno austero, hay que abrirse al mundo, hay que pedir financiación al FMI, no se pueden pagar mas jubilaciones, los salarios son un costo”. Simple rejunte de frases, búscalas, fíjate a quien pertenecen.

“Vamos a mantener FPT, las jubilaciones, YPF, Aerolíneas, ferrocarriles, seguirán en manos del estado, vamos a bajar la inflación, aumentar el consumo, bajar retenciones, hacer las obras que hagan falta, vamos a aumentar la producción” etc, etc, nuevo rejunte de frases, búscalas, fíjate a quien pertenecen y decime como un rejunte va con el otro.

Hay que tener siempre presente que aquella nación, que pierde el control de su economía, pierde su soberanía” dijo uno que algo entendía.

Claro que lo poco que analizo en estas lineas, ya no tiene sentido, porque las cartas están jugadas y por una cuestión de cortesía voy a escribir: “Ojala me equivoque“. Pero… ¿Como hago para creerle a Melconian y a Patricia Bullrich?, como hago para creerle a los que modificaron su discurso en cuestión de meses, como hago para no sentirme desnudo ante un estado que poco a poco se va a ir alejando, si dicen que la “cultura” no es relevante, si hablan de pluralidad y amenazan con levantar programas y remover funcionarios, como hago para creer en los republicanos de la nueva política si los recuerdos que tengo de ellos son lamiendo las botas de los emisarios del fondo.

Supongo que no es momento de caerse, supongo que será el momento de aportar lo máximo desde donde nos toque, supongo que muchos deberán hacer una firme autocritica puertas adentro y entender que falta, que hay que mejorar, que no se llegó a todo lo que merece un pueblo, y también supongo que debemos tener en claro que no podemos dejar que nos extirpen los derechos adquiridos, que tenemos que defender con uñas y dientes lo que sabemos que cambio para bien, porque no estamos en condiciones como país que ese miedo nos paralice, porque aunque no comparta lo que votaron, se que hemos madurado, porque la democracia es joven pero no es estúpida, porque lo que se dice hay que bancarlo con nuestras acciones y porque aunque el miedo se haya hecho realidad, no hay que aflojar. Puede que todavía te preguntes ¿miedo a que? a algo que ya escribí:

tal vez solo sea miedo a perder lo poco que conseguimos, miedo a no volver a ver la felicidad de mi vieja por poder recibir un haber jubilatorio después de toda una vida de trabajo, miedo de no poder volver a sentarme a ver a al Boca de mi vida en familia, miedo de que en mi comunidad no se puedan plasmar los proyectos planteados, miedo a perder nuestras empresas, miedo a dejar de pelear por Malvinas, miedo a la vuelta de los muchachos del FMI, miedo a la no redistribución de la riqueza, miedo a que nuestra bandera solo sea decoración, miedo a perder soberanía política, miedo a volver a olvidar a aquellos que en el nombre del estado desaparecieron, torturaron, mataron, miedo a los monopolios, miedo a subestimar a la cultura, miedo a que callen algunas voces, miedo a que no tengamos los ARSAT, miedo a los recortes, miedo a que no podamos elegir nuestra identidad, miedo a la derecha“.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s