Guinness | Clarín rompe el récord de utilización de potenciales

El periodista Eduardo Van der Kooy utilizó el potencial en una columna que escribió sobre la presidenta Cristina Kirchner en el diario del Grupo Mediático más grande de la Argentina y al enumerarlos, se descubrió que rompió una vieja marca.

El conteo se llevó adelante el el programa Duro de Domar (Canal 9). En nuestro país, el récord de utilización de potenciales lo poseía Luis Majul, mientras que el mundial databa de 1978 y estaba en manos de una periodista de Irán, quien había usado 38 veces el condicional, pero Van der Kooy llegó a los 40

Lee la nota y mira el conteo realizado en la TV:

Si fuera por ella, Cristina Fernández fulminaría de un golpe la muerte de Alberto Nisman y la denuncia sobre presunto encubrimiento terrorista por el atentado en la AMIA y el pacto con Irán. Las borraría de la realidad. Sus esfuerzos, en ese aspecto, estarían durando poco. Lo que un helado al sol. Se entusiasmó con la pelea que atizó entre Daniel Scioli y Florencio Randazzo. Pero esas exhibiciones le suelen agradar poco al gobernador de Buenos Aires. A diferencia del ministro de Transporte, tiende a siempre disminuir su tono……///

Cristina posee, en cambio, otros resortes para ejercer influencia en el Poder Judicial. Desearía que, de cualquier forma, la Sala I de la Cámara Federal rechace cuanto antes la apelación del fiscal Gerardo Pollicita al fallo de Daniel Rafecas que desestimó aquella denuncia de Nisman sobre encubrimiento terrorista. …../////

Antes, los tres magistrados de la Sala I (Jorge Ballestero, Eduardo Farah y Eduardo Freiler) deberíanpronunciarse sobre la recusación que el kirchnerismo planteó contra Moldes por haber participado de la Marcha del Silencio. Sobre ese tópico no habría diferencias. Las objeciones del diputado Andrés Larroque y del espía Allan Bogado carecerían, según ellos, de sustento.

La clave estaría en la convalidación o no de la apelación de Pollicita. Aunque deberán esperar previamente la opinión de Moldes. Así formulado, el dilema representaría poco, tal vez, en términos políticos. Habría que describirlo bajo otro cristal. La aceptación de lo dispuesto por Pollicita implicaría dejar por largo tiempo imputada a Cristina y al canciller Héctor Timerman, a raíz de aquel supuesto encubrimiento. Quizá hasta el final de su mandato. Se abriría, de mínima, un proceso de pruebas solicitado por Pollicita que, en su desestimación de cuajo, Rafecas nunca tuvo en cuenta.

La Cámara Federal estaría ahora bajo intensísima presión del poder. “Es como un bloque de hormigón encima de nuestras cabezas”, comentó uno de los jueces. Esa Cámara tuvo en su recorrido pocos fallos que incomodaron al Gobierno. Salvo, a lo mejor, los dos últimos de este año……./////
Las posturas en esta instancia crucial asomarían divididas. Ya lo estuvieron otras veces. Freiler, por caso, votó a favor de recusar a Bonadio en la causa Hotesur. Farah se excusó de votar sobre el pacto con Irán. Freiler se inclinaría ahora por rechazar la apelación de Pollicita y enterrar la denuncia de Nisman. Farah, al parecer, sostendría lo contrario. La incógnita sería Ballestero. A este juez se lo advertiría hermético y ansioso.

Ese grupo de magistrados enfrenta otro problema. La Casación Penal debe establecer cuándo deberá dictaminar para confirmar o revocar la inconstitucionalidad del Memorándum de Entendimiento. ¿Lesconvendría pronunciarse antes o después sobre la denuncia de encubrimiento terrorista? Las miradaspodrían bifurcarse. Hay quienes sostienen en medios judiciales que la confirmación de la inconstitucionalidad resultaría funcional a cualquier veredicto. Aunque con costos públicos bien distintos. Esa inconstitucionalidad encajaría con los argumentos de Rafecas que desechó la denuncia de Nisman. Arguyó para ello que el hipotético delito nunca llegó a consumarse. Precisamente porque el Memorándum no alcanzó a tener vigencia. Pero se advertiría al mismo tiempo ….//////….Un atajo para los jueces podríaser dilatar el pronunciamiento. Pero sería, con exactitud, lo que la Presidenta no quiere.

El juez que más estaría intentado incidir sobre esa Cámara para lograr un fallo que alivie a la Presidentasería Rodolfo Canicoba Corral. Ese supuesto favor al Gobierno significaría, en verdad, un favor para él mismo. Canicoba ha sido el blanco de la ira de Cristina. ……..//////….
Canicoba ya tuvo otro paso en falso que el kirchnerismo le recuerda. Desprotegido por la denuncia de Nisman, se habría comprometido con una gestión ante Pollicita para evitar la apelación. El fiscal se armó de paciencia y escuchó un relato inaudito. El juez le explicó –antes de que fuera pública– que la resolución de Rafecas había sido escrita por un fiscal de Casación. Un especialista en el tema. Que era “impecable” y no le acarrearía consecuencias pasar por alto aquella apelación……////////.

Ocurre que, a esta altura, no todos los magistrados poseerían la permeabilidad que mostraría él. Los teléfonos le suenan con insistencia a María Servini de Cubría. La jueza, de prolongada trayectoria, viene fastidiada desde que Cristina impulsó en el 2013 la reforma judicial. Nunca ha dejado de tener puentes tendidos con el peronismo y con otros partidos. Se desempeña también como jueza electoral. Allí radicaríasu fortaleza. En alguno de esos tantos intercambios habría recibido una advertencia que la alarmó sobre su hijo. El hombre es ingeniero y empleado del Consejo de la Magistratura. Nadie conocería el tenor de aquella advertencia.

Ariel Lijo, mientras tanto …../////. En ambas progresó, aunque calibrando los tiempos. Esos serían sus verdaderos tesoros. Los que les habría permitido entre los jueces federales ocupar un lugar preferencial. …….//////….
Lijo escucha a los bandos en pugna. Por supuesto, también a los de Justicia Legítima, de identidad K. En ese campamento pesarían, sobre todo, los fiscales Javier De Luca y Miguel Osorio. Al parecer, con un doble estandar. Mano de hierro hacia adentro: le impidieron a un tímido fiscal negar su adscripción pública a Justicia Legítima. Condecendientes, ahora mismo, hacia afuera: serían de los que promueven una tregua entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial, que debería comenzar a plasmarse liberando a Cristina y a Timerman de la denuncia por encubrimiento terrorista.

Esas intenciones, sin embargo, se estrellarían contra otros estamentos judiciales que reniegan del proyecto de colonización kirchnerista y no sabrían de paréntesis en la causas en curso, en especial las de corrupción. Lo integran los fiscales y jueces que participaron de la Marcha del Silencio.

Tendrían otras razones para tal resistencia: sufren un hostigamiento permanente. Los fiscales de la procuradora general, Alejandra Gils Carbó. …../////…..

La Presidenta y su Gobierno han atenuado en los últimos días sus invocaciones al presunto golpismo judicial. Un gesto, a lo mejor, a la espera de alguna novedad grata en la Justicia. La atención oficial estaríatambién clavada en Bonadio. El juez debería decidir el llamado a indagatoria de Máximo, el hijo de Cristina, por la causa Hotesur. ¿Pronto o más adelante? La oportunidad desnudaría, quizá, la existencia o no de una tregua.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s